Archivo de la etiqueta: Vinos de Rioja

Celebración de Bodegas David Moreno, pionera en enoturismo

David Moreno, acompañado por sus hijas Gemma y Paula, situadas ya al frente de la bodega, junto al presidente de La Rioja y grupo de invitados. (Foto: Gobierno de La Rioja)

No resulta fácil explicar cómo un joven ingeniero industrial de una gran compañía como SEAT decidió cambiar la confortable y segura economía que le proporcionaba su puesto de trabajo por el siempre incierto y arriesgado negocio del vino. Un negocio ‘sin techo’ que en los años sesenta y setenta abandonaron muchos viticultores en busca de las mejores oportunidades que ofrecía la industria en las ciudades. David Moreno decidió regresar a sus orígenes en 1981 y labrarse un futuro en aquello que le apasionaba, el vino. Se caló la boina, como su abuelo Ponciano, y volvió a las viñas que su padre David, panadero en Badarán, había dejado en los años sesenta para irse a Barcelona.

David Moreno celebró el pasado 15 de junio un acto conmemorativo del 30 aniversario de la construcción de su bodega en el que estuvo acompañado por una quincena de representantes de las instituciones y medios de comunicación riojanos. El presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, consideró “ejemplar una trayectoria en la que ha demostrado una gran capacidad de adaptación”, y elogió “el espíritu emprendedor que le ha convertido en una referencia fundamental en Rioja por su firme apuesta por el enoturismo”.

Con la campechanía y naturalidad que le caracterizan, David Moreno rescató la memoria de sus mayores y sus recuerdos infantiles en el pueblo, los inicios humildes del negocio y cómo a base de esfuerzo e ingenio logró abrirse camino en el mundo del vino, siendo la relación directa con los clientes el principal baluarte de la comercialización de sus vinos. Tras varios años elaborando en las antiguas bodegas de cosechero del pueblo, en 1988 construyó su propia bodega, que no ha dejado de ampliar, modernizar y adaptar a la evolución del turismo enológico, en el que fue pionero, vinculándose desde el primer momento al privilegiado enclave en que se encuentra, junto al Monasterio de San Millán de la Cogolla, cuna del castellano y declarado Patrimonio de la Humanidad.

La gran apuesta de Bodegas David Moreno por un turismo enológico y cultural de calidad la sitúan entre las bodegas más visitadas de La Rioja. En 2016 recibió el premio ‘Mejor Bodega Abierta al Turismo’, que otorga la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), “por su extraordinaria apuesta por el turismo del vino, las múltiples actividades enoturísticas que ofrece a lo largo de todo el año, como el “coupage de barricas” o “la ruta senderista de los 3 guardaviñas”, una yincana del vino denominada “vincana” o los “momentos guardaviñas”, así como por su enfoque al turismo familiar”. Una espectacular prensa de viga de madera de olmo de finales del S XIX -David explica los avatares de su adquisición- recibe al visitante en la nave de elaboración, donde hay un pequeño museo con utensilios antiguos relacionados con la viticultura y la enología. Tampoco falta la proyección de un audiovisual muy didáctico, el recorrido por los calados que mantienen a la vista las paredes del terreno en el que están excavados, el Club del Vino, el comedor Gonzalo de Berceo con capacidad para 60 comensales, el ‘Santuario Vobiscum’ y la moderna ‘enotienda’, en la que se ofrece una degustación de los vinos acompañada siempre por un pincho de ‘chorizo y pan’, tan típico de Badarán. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura del Vino, ENOTURISMO, Vinos y Bodegas

Rioja apela a sus raíces e identidad en su nuevo mensaje de marca

Ilustración realizada con vino por el artista riojano Carlos Corres para el Consejo Regulador de la D.O. Ca. Rioja.

Que el recorrido por la modernidad te lleve de vuelta a casa, a los orígenes, es lo mejor que te puede pasar si la alternativa es correr como pollo sin cabeza persiguiendo obsesivamente un puesto de honor entre las élites de vanguardia, incluso a costa de asumir valores que no están en tu ADN y que nadie reconoce en ti. La Denominación Rioja ha dado una vez muestra de su profundo sentido del equilibrio y de su visión a largo plazo abordando la renovación, siempre necesaria, de los mensajes que impregnan la comunicación de su imagen de marca. Una imagen de marca que, a pesar de las dificultades que implica una denominación compleja como esta –‘mil y un vinos, mil y un aciertos’ decía el anterior eslogan promocional-, ha conseguido funcionar en los mercados como una auténtica marca comercial, con 400 millones de botellas anuales bajo un único marchamo colectivo, para envidia de los competidores internacionales y presumible disgusto de algunos de la casa que dicen tener otras pretensiones. Al escuchar en la sede de la Real Academia Española -¡escenario perfecto!- el nuevo eslogan ‘saber quién eres’, la primera idea que se me vino a la cabeza fue que apelaba a la propia autoestima del sector vitivinícola riojano, que hacía una llamada a sus viticultores y bodegueros a creer en sí mismos y lo que representan hoy en el mundo del vino. El autor explicó luego que se trataba de “una expresión muy polisémica” cuya verdadera intención era vincular la imagen del vino de Rioja a conceptos como la autenticidad, apelando a los orígenes y a una identidad indisociablemente unida al territorio y sus gentes, a la historia y cultura que los impregnan, donde juega un papel señero y diferenciador la lengua, el español que alumbró sus primeros escritos entre los muros monacales rodeados por los viñedos riojanos. Para quienes siempre hemos tenido estos valores como referencia indispensable a la hora de construir la imagen de los vinos de Rioja, nos produce una honda satisfacción que se haya convertido en eje principal del nuevo mensaje que acompañará la promoción institucional de los vinos de Rioja en más de una docena de países. Máxime con el atrevimiento de conservar por primera vez en todos ellos el eslogan en español que, a pesar del flaco favor que le hace nuestra devoción por el inglés, dicen que es el segundo idioma más hablado en el mundo tras el chino. En este caso, “el idioma es el mensaje”. Comunicar en español es sin duda es una forma muy eficaz de reforzar la identidad del vino de Rioja y de conseguir la diferenciación que se pretende. Dudo de la eficacia promocional de los eslóganes polisémicos, que pueden conducir con facilidad a muchos hacia la confusión, como puede ocurrir con este ‘saber quien eres’ si no se contextualiza adecuadamente. Por ello resulta imprescindible contemplar en su conjunto, con las imágenes y textos que lo ilustran, el nuevo concepto creativo que ha desarrollado la agencia de publicidad Shackleton a partir del estudio de posicionamiento de marca realizado por la consultora Interbrand. Un concepto creativo que se aplicará en las diferentes acciones promocionales que realizará el Consejo Regulador a partir de ahora y que tiene mucho mayor recorrido y significación que el eslogan que lo sintetiza. Lo evidencian algunas frases como “Saber quién eres es vivir orgulloso y fiel a tus principios, a tus tradiciones y tus orígenes, escuchar tus raíces…” Ahora el reto es que también ellos, los que descorchan una botella de Rioja en cualquier rincón del mundo, descubran esa identidad. Y, sobre todo, que sirva de argumento para fidelizarles.

(Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja).

Deja un comentario

Archivado bajo COMUNICACIÓN, Cultura del Vino, PROMOCIÓN

Relevo generacional y claves para el éxito en las empresas bodegueras de Rioja

Cualquier empresa familiar precisa culminar con éxito el relevo generacional para garantizar su supervivencia. En el sector del vino resulta especialmente significativo, dado el predominio abrumador de este modelo empresarial, que no es exclusivo de las pequeñas bodegas, como cabría pensar, sino que alcanza a las mayores empresas del sector, muchas de las cuales se identifican con el nombre y apellidos de sus propietarios. Así lo evidencia la relación de miembros de la asociación internacional Grandes Familias del Vino. Más allá de constatar esta característica de la estructura empresarial del sector vitivinícola, la repercusión del relevo generacional no se limita a la mera supervivencia de las bodegas, sino que aparece intrínsecamente unida a conceptos como innovación y modernidad. Es el tema de fondo que hemos planteado en el reportaje publicado este mes por La Prensa del Rioja en su número 222, un debate protagonizado por padres e hijos de tres familias bodegueras que representan a tres tipos de bodega muy diferentes.

Parece obvio decir que el sector evoluciona al ritmo que marca la generación más joven cuando ésta asume las riendas de la dirección, pues siempre identificamos juventud con innovación, frente a la defensa de la tradición que siempre parece corresponder a los más mayores. Es precisamente en esa confrontación dialéctica entre la tradición y la innovación donde están las claves del progreso, no solo de cada empresa en particular, sino del conjunto del sector. Pero el análisis de Santiago Frías (Bodegas Riojanas) sobre esta cuestión nos ofrece una interesante clave interpretativa que pone el foco en la propia empresa, más que en las personas, convencido de que la innovación depende mucho más del afán de las empresas por seguir adelante para sobrevivir, que del relevo generacional. “Creo que si las empresas tienen afán por innovar cada día para mejorar, saldrán adelante, independientemente de la generación que esté al frente”, afirma Santiago, que no conoce “ni una sola empresa que se haya quedado quieta y haya sido capaz de sobrevivir, menos aún en un entorno tan cambiante como el nuestro”.

Una mirada al pasado pone de manifiesto que cada generación ha contado con sus hitos innovadores, que han impulsado en cada momento histórico la evolución del sector. Es algo que deben tener muy en cuenta quienes toman el relevo, como también ponen de manifiesto los protagonistas más jóvenes de nuestro reportaje -María de Simón de Bodegas de La Marquesa e Iván del Río de Bodegas César del Río-, que reconocen los logros de sus antecesores y el gran reto que supone mejorar la herencia recibida. Todos ellos tienen muy claro que este reto pasa fundamentalmente por ser capaces de adaptar sus empresas a la rápida evolución que hoy en día experimenta la sociedad y el mercado. El éxito dependerá tanto de su preparación para leer adecuadamente cuáles son esas necesidades de adaptación, como de la habilidad de cada uno para tomar las decisiones que permitan alcanzar ese objetivo. Un éxito que no solo será el de cada bodega en particular, sino que también se convertirá en el éxito colectivo del conjunto de la Denominación, tal como ha venido ocurriendo en Rioja durante las últimas décadas. Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja).

1 comentario

Archivado bajo PERSONAJES, Vinos y Bodegas

Rioja mira al origen con nuevas indicaciones: ‘vinos de zona’, ‘de pueblo’ y ‘viñedo singular’

En La Prensa del Rioja avanzábamos hace un año el principal objetivo de las nuevas indicaciones que ahora han sido aprobadas por la D. O. Ca. Rioja.

Comentábamos en este blog a principios del pasado año 2016 la antigüedad del debate sobre la creación de nuevas indicaciones diferentes a las del envejecimiento en barrica y asegurábamos que había llegado el momento de dar encaje legal a lo que en la práctica era una realidad desde hace tiempo. Porque en el fondo no se trataba de inventar nada, sino de ordenar la oferta existente haciendo posible la diferenciación en el etiquetado de una serie de vinos que ya estaban en el mercado. Un tipo de vinos que tienen como denominador común su vinculación al viñedo concreto del que se elaboran, al terruño. Desde esta perspectiva ha nacido la nueva indicación ‘Viñedo Singular’ y se ha regulado la de ‘vino de pueblo’, que a pesar de su aprobación por el Consejo Regulador en 1999 no había sido desarrollada. El tercer nivel, referido a la ‘zona’, está reconocido también desde hace 18 años y lo utilizan más de un centenar de bodegas. Tan solo se ha modificado formalmente para facilitar que pueda ganar visibilidad la indicación de la subzona, una vieja aspiración de algunas bodegas de Rioja Alavesa.

Estas nuevas indicaciones que darán más protagonismo a las llamadas ‘entidades geográficas menores’, sumadas y combinadas con las tradicionales de envejecimiento, proporcionarán a las bodegas una interesante herramienta de marketing para conseguir la tan demandada diferenciación de sus productos. La diversidad es sin duda una de las características que mejor definen la producción vitivinícola riojana, una diversidad propiciada por el manejo de tres herramientas: las variedades de uva, el terruño y el envejecimiento en barrica. Una diversidad que el consumidor podrá identificar en el etiquetado a través de las correspondientes indicaciones, cuyo control por parte del Consejo Regulador a partir de ahora garantizará la autenticidad que demanda dicho consumidor.

Dentro de este marco de garantías, dichas indicaciones no implican el reconocimiento oficial de una categorización desde el punto de vista cualitativo, independientemente de las diferentes exigencias que en este sentido se plantean para una u otra indicación. Esta idea de la superposición de niveles, como si se tratara de un sistema de categorización piramidal, se está transmitiendo de forma equivocada en diferentes foros y publicaciones, confundiendo quizás los deseos con la realidad. Tanto la clasificación de Rioja por envejecimiento como las nuevas indicaciones responden a un concepto horizontal, en el que no se reconocen ‘categorías’ superiores, aunque tácitamente se otorgue, por ejemplo, un mayor prestigio y reconocimiento a un gran reserva frente a un vino de crianza, o de las exigencias cualitativas que se plantean a los futuros vinos de ‘viñedo singular’ se infiera que formarán parte de la élite de Rioja.

Además, esta diferenciación de vinos que mira al origen no es sustitutiva de las categorías de envejecimiento, sino perfectamente compatible, como ahora mismo puede comprobarse en cientos de ejemplos. Desde luego, que nadie piense que “los cuarenta años de dictadura de la madera en Rioja” -como algunos dicen- han terminado. El envejecimiento de los vinos en barricas de roble es una especialización centenaria de Rioja que le ha proporcionado prestigio, notoriedad y diferenciación entre los consumidores de todo el mundo. Actualmente es la base de su economía, pues la generación de valor añadido pivota fundamentalmente sobre los vinos criados, que superan ya el 65% del total de las ventas. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja).

1 comentario

Archivado bajo Política del vino

Noventa primaveras de Rioja

José Ortigüela (d.), fundador de Campo Viejo, y Demetrio Ortega (i.) brindan por sus noventa primaveras.

José Ortigüela (d.), fundador de Campo Viejo, y Demetrio Ortega (i.) brindan por sus noventa primaveras.

José Ortigüela y Demetrio Ortega nacieron el mismo año en que se creó el Consejo Regulador de Rioja y siguen exhibiendo la misma formidable salud de hierro de la que sin duda disfruta la institución que rige los destinos de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Unos destinos en los que ellos han ejercido una influencia decisiva, pues no en vano fueron artífices de la fundación hace medio siglo de la mayor bodega de Rioja. En la primavera del 64 brotaron las vides con el esplendor que merecía la que sería una de las cosechas míticas de la historia de Rioja y nacía igualmente una de las marcas que revolucionarían esa historia milenaria: Campo Viejo. El espíritu emprendedor de Ortigüela acababa de poner los cimientos en San Sebastián de lo que sería el mayor emporio vinícola español, SAVIN, pero su mirada estaba puesta en sus orígenes, la pequeña localidad riojana de El Villar de Arnedo, y su ambición era crear una gran bodega de Rioja que le permitiera codearse con los ‘señores del vino’ que regían las bodegas centenarias. La decisión representó un hito histórico en la evolución de la propia Denominación, ya que Campo Viejo se convertiría en un auténtico emblema de la misma y un motor económico para toda la región. “Sin Campo Viejo y otras grandes bodegas –afirma Ortigüela-, Rioja no sería hoy lo que es, ni tendría el reparto de riqueza que su viñedo proporciona a una importante masa social, aunque este papel de impulso a Rioja quizás nunca se reconocerá suficientemente”. En El Villar tenía a su fiel escudero Demetrio Ortega, amigo inseparable de correrías infantiles, al frente del negocio bodeguero ‘Vinos Ortigüela’ que habían iniciado en plena postguerra y sin haber estrenado aún mayoría de edad, como comisionistas para los vinateros de la Alhondiga de Bilbao, que Ortigüela describe como “la catedral mundial del vino en aquella época”. Demetrio, que fue el primer empleado de Ortigüela y su hombre de confianza para la compra de vinos, sugirió bautizar con el nombre de un paraje de campos de cultivo situado en el término municipal de El Villar de Arnedo la nueva marca de Rioja con la que pretendían dar el salto del granel al embotellado, del vino anónimo al vino con origen y prestigio consolidado, pues en esos años sesenta Rioja era el único nombre con el que se denominaba al vino de calidad en España. Así nació ‘Viña Campo Viejo’ en aquella primavera del sesenta y cuatro, fruto de la ilusión y visión empresarial de estos riojanos hoy nonagenarios, que vuelven a juntarse para disfrutar de una botella del último vástago de la saga y para seguir compartiendo los incontables recuerdos de una intensa trayectoria vital en la que no faltaron momentos dramáticos, como los de la Guerra Civil, que les empujaron tempranamente a dejar la escuela y buscarse la vida en el negocio vinatero. El relato adquiere dimensiones épicas en las nuevas instalaciones de Campo Viejo, que ambos admiran y que sustituyeron en el año 2000 a las construidas en 1967 en el casco urbano de Logroño. Al igual que entonces, sigue siendo la mayor bodega de Rioja. Y la marca que ellos crearon sigue siendo líder en muchos mercados, fortalecida por la nueva visión aportada por el grupo francés Pernod Ricard, que Ortigüela elogia. También la obra de estos emprendedores, pioneros del Rioja moderno, es digna de elogio. Las marcas históricas habían dado nombre y prestigio al vino de Rioja, pero sin el impulso comercial dado por las nuevas bodegas para llevar el Rioja a todos los hogares españoles en aquellos años de la aparición de los supermercados y multiplicación de los restaurantes con el ‘boom’ turístico, no se hubiera pasado de una producción de apenas cien millones de litros, el 80% vendido a granel, a casi trescientos millones de litros vendidos todos ellos embotellados. Pero, sobre todo, su labor y su memoria es digna del mayor respeto, un valor que desafortunadamente no está de moda en los últimos tiempos. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja)

Deja un comentario

Archivado bajo Historia del vino, PERSONAJES, Vinos y Bodegas

El impacto de las denominaciones de origen en la valoración de las marcas

Una investigación de la Asociación de Economistas Americanos del Vino ha cuantificado el impacto positivo de la denominación de origen sobre las marcas.

Una investigación de la Asociación de Economistas Americanos del Vino ha cuantificado el impacto positivo de la denominación de origen sobre las marcas.

Una investigación de la Asociación de Economistas Americanos del Vino ha cuantificado el impacto de la denominación de origen sobre las marcas en términos de valoración cualitativa del consumidor. La conclusión del estudio ha sido que las inversiones en promoción genérica de una denominación de origen tienen un impacto positivo sobre las marcas de vinos que pertenecen a ella y que ese impacto positivo es tanto mayor cuanto mayor sea el reconocimiento que una determinada marca tenga en el mercado.

El estudio se realizó este pasado mes de enero en base a una muestra de 6.394 consumidores de 7 países y llega incluso a desarrollar formulas matemáticas. El objetivo del análisis han sido los vinos franceses, con especial atención a la región de Burdeos, pero sus conclusiones resultan perfectamente extrapolables a las regiones vinícolas que están organizadas en base al modelo de denominaciones de origen.

La cuantificación que hace el estudio de la repercusión de la promoción genérica de la denominación de origen sobre las marcas permite establecer que éstas obtienen entre un 5% y 15% de reputación adicional a la que conseguirían trabajando de manera individual y fuera de la marca colectiva. También resulta significativo el hecho de que esta repercusión varíe en función de la notoriedad de la marca, es decir, que cuanto mayor prestigio tiene una marca, mayor provecho obtiene en términos de imagen de la promoción genérica de la D.O.

Si tenemos en cuenta que el estudio se ha centrado en una denominación como Burdeos, que goza del máximo reconocimiento en los mercados internacionales tanto a nivel colectivo como de sus marcas, es fácil concluir que la repercusión que tiene la promoción genérica de la denominación en la valoración de las marcas por los consumidores se incrementa sustancialmente para la mayoría de regiones vitivinícolas amparadas por denominaciones de origen con menos notoriedad que Burdeos. Es una realidad contrastada que el paraguas de la marca colectiva resulta una herramienta fundamental para allanar el camino de la comercialización a las marcas, tanto más necesaria cuanto menor sea el reconocimiento de una marca en los mercados. De hecho, como muchos responsables de Marketing del sector reconocen, ese impacto positivo de la denominación sobre la imagen de la marca podría situarse en muchos casos en el entorno del 50%. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja)

Deja un comentario

Archivado bajo Política del vino

Rioja estudia nuevas indicaciones de calidad

COPA_VIÑA-brCon motivo de la celebración del cuarenta aniversario de la creación por parte del Consejo Regulador de Rioja de la primera contraetiqueta que diferenciaba a los vinos criados en barrica de roble, escribí en este espacio hace dos años que “la categorización de sus vinos de acuerdo con el criterio del envejecimiento en barrica de roble ha representado para la D.O. Ca. Rioja una excelente herramienta comercial, que ha contribuido a fijar en el consumidor la imagen de una región especializada en el envejecimiento de los vinos y ha proporcionado un gran impulso al posicionamiento de los vinos de Rioja en los segmentos de más valor añadido del mercado“. Y concluía afirmando que “ante la evolución que ha experimentado en este periodo la demanda de los consumidores y los estilos de elaboración de los vinos, creo que podría ser un buen momento para plantearse la conveniencia de que este modelo de clasificación de los vinos de Rioja evolucione también. Es cuestión de analizar y sopesar ventajas e inconvenientes, porque nada hay inamovible”.

Aunque el debate es antiguo y tuvo momentos álgidos con motivo de la elaboración del Reglamento para la Calificada a finales de los años ochenta, en que ya se proponía diferenciar un ‘Rioja genérico’ de un ‘Rioja superior’, así como de la tramitación parlamentaria de la Ley del Vino del año 2003, que introducía figuras como los ‘pagos calificados’, parece que ahora toca. Es normal en Rioja que las decisiones importantes se cuezan a fuego lento durante unos veinte años. Contrariamente a lo que algunos dan a entender, no se trata de ‘inventar’ hora nuevos tipos de vinos a golpe de reglamento, ni descubrir de repente vinos de calidad superior, porque Rioja ya los tiene y comercializa en cualquiera de sus actuales categorías. Pero se piensa que algunos de esos vinos podrían obtener un mejor reconocimiento e identificación de sus características por parte del consumidor mediante la creación de nuevas indicaciones, que vendrían a sumarse a las ya existentes. Ese parece el espíritu y la letra de las propuestas que varias asociaciones del sector han presentado este mes de febrero a la Comisión de Plan Estratégico del Consejo Regulador.

“Cada vez son más los productores riojanos que se interesan por incorporar vinos procedentes de una entidad geográfica menor a su tradicional gama de vinos elaborados mediante ensamblaje de vinos procedentes de diferentes localidades de la Denominación. Pues bien, este dinamismo e inquietud permanente por mejorar y diversificar la ya amplia oferta de vinos comercializados por las bodegas de Rioja encuentra en el Consejo Regulador un marco adecuado para favorecer su desarrollo sin menoscabar el alto nivel de garantías que el consumidor espera de esta entidad respecto a la calidad de los productos amparados y a la veracidad de las indicaciones contenidas en el etiquetado”. Este párrafo parece escrito hoy, pero no, está literalmente reproducido de una nota de prensa del Consejo Regulador emitida en marzo de 1999 para informar sobre la autorización de la indicación en el etiquetado del nombre de la subzona (Rioja Alavesa, Rioja Alta y Rioja Baja) e incluso del término municipal, así como del control específico establecido por el Consejo para garantizar al consumidor lo indicado en la etiqueta.

No puede decirse que el debate haya estado muerto desde entonces, porque algunas bodegas con inquietudes sobre la posibilidad de distinguir sus vinos con figuras como el ‘pago calificado’, vinos ‘de finca’, etc., han planteado en más de una ocasión al Consejo las exigencias para establecer un proceso de certificación para ese tipo de vinos, sin que hasta la fecha pareciera haber motivación suficiente para abordarlo. Las propuestas concretas que ahora están sobre la mesa son un paso adelante que evidencian una sensibilidad mucho mayor por parte del conjunto del sector sobre la necesidad de dar un encaje con respaldo administrativo a la gran cantidad de vinos de esas características que se vienen haciendo en Rioja desde hace veinte años. Ordenar de alguna manera toda esa oferta que escapa a las categorizaciones actuales según el envejecimiento en barrica. Pero, salvo sorpresa, queda mucho por discutir para equilibrar los diferentes intereses en juego y sopesar ventajas e inconvenientes, porque la gran mayoría está convencida de que Rioja ha sido capaz de desarrollar con éxito su propio modelo, sin necesidad de copiar a otros. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja)

Deja un comentario

Archivado bajo Política del vino