Archivo de la etiqueta: vinos blancos

Balance satisfactorio del 2016 en Rioja

Frente a la 'quiebra' de la D.O. que algún agorero auguraba por supuestos abandonos de bodegas, Rioja ha fortalecido su cohesión interna y ha mejorado su posicionamiento en los mercados.

Frente a la ‘quiebra’ de la D.O. que algún agorero auguraba por supuestos abandonos de bodegas, Rioja ha fortalecido su cohesión interna y ha mejorado su posicionamiento en los mercados.

El excelente balance que la D.O. Calificada Rioja puede exhibir del pasado año 2016 permite confirmar el acierto de la estrategia diseñada por el sector para orientar sus productos hacia los segmentos de más valor añadido. De acuerdo con el balance ofrecido por el Consejo Regulador, Rioja ha logrado un nuevo incremento del valor de sus ventas en torno a un 4%, lo que sumado al 5% del año anterior confirma la mejora del posicionamiento de sus vinos en el mercado.

También los datos del Observatorio Español del Mercado del Vino indican que el valor medio por litro de las exportaciones de Rioja es un 55% superior a la media de los demás vinos con DOP, multiplica por cuatro el precio medio del conjunto de vinos españoles exportados y es un 23,2% superior a la media de todos los vinos embotellados que importan sus doce principales destinos exteriores.

Además, tras un crecimiento acumulado de 25 millones de botellas entre 2013 y 2015, Rioja ha consolidado en 2016 el record alcanzado el año anterior, con un volumen de comercialización de más de 386 millones de botellas anuales en un centenar de países. Destaca especialmente el signo positivo en el mercado español por cuarto año consecutivo y el nuevo aumento de las ventas de vinos blancos, por encima incluso de otras zonas de referencia en este tipo de vinos, fruto de la estrategia impulsada por Rioja para renovar y diversificar su oferta.

El año 2016 -el del 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes- comenzaba con el sobresalto de la salida de la Denominación de una bodega con cierto renombre, del que también el autor del Quijote preferiría no acordarse. Una fuga que algunos titulares sensacionalistas consideraban ‘un terremoto’ para el sector vitivinícola riojano, confundiendo los deseos de quienes los escribían con la realidad. Y aunque el año ha seguido amenizado por las sempiternas veleidades políticas que amenazan con la separación del territorio alavés amparado por la D.O.Ca Rioja, así como con el desaguisado de los criterios de reparto de las nuevas plantaciones de viñedo, que ha hecho olvidar que el verdadero éxito para Rioja es haber conseguido limitar un crecimiento incontrolado y desestabilizador, el balance final de 2016 puede considerarse muy satisfactorio.

Nada ha desviado un ápice a esta denominación de su firme trayectoria, basada en un modelo de calidad que cuenta con la confianza del consumidor, que proporciona rentabilidad a viticultores y bodegas y que ha favorecido el desarrollo de muy diferentes modelos de negocio, desde los viticultores individuales a las cooperativas y desde las pequeñas bodegas de cosechero a las empresas bodegueras más representativas del sector vitivinícola español. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mercados, Política del vino, Vinos y Bodegas

La contradictoria historia de la plantación de blancas en Rioja

Cepas de la variedad viura en Entrena

Cepas de la variedad viura en Entrena

Recuerdo que por esta época del año, hace justo cuatro décadas, me tocó tirar de herrón y hacer los 1.500 hoyos en los que mi padre hincó otras tantas cepas de la variedad blanca viura. Durante ese año 1974 se bonificaba a los viticultores con cinco pesetas por cada cepa de uva blanca que plantaran. Al margen de esta anécdota personal, ahora que parece estar más de moda hablar de los vinos blancos en esta Denominación, resulta realmente curioso observar la evolución histórica más reciente del viñedo de uva blanca en Rioja y las relaciones de amor y odio que se han venido sucediendo.

El 22 de enero del año 1966 Consejo Regulador decidió primar la plantación de uva blanca con una peseta por cepa, pero tan solo en la zona de la Rioja Alta y Media. La prima alcanzó las 5 pesetas por cepa en 1969 y los fondos para pagarlas se obtenían mediante cánones a la importación de vinos blancos, asuntos ambos que fueron objeto de muchas discusiones en las reuniones del Pleno del Consejo a lo largo de los años siguientes. Las bonificaciones por plantaciones de uva blanca se mantuvieron hasta el año 1977, en que el Consejo decide suprimirlas. Es más, tan solo dos años más tarde el Consejo Regulador comenzó a informar desfavorablemente las plantaciones, replantaciones y sustituciones de viñedo con variedades blancas. En el Pleno de octubre de 1984 se confirmó el acuerdo tomado en 1978 por el que se limitaba la autorización para plantar variedades blancas hasta el 20% de la superficie total del viñedo del titular.

Las medidas restrictivas culminaron con el acuerdo del 6 de marzo del año 1992 por el que el Consejo decidió suspender temporalmente el informe favorable a toda solicitud de plantación, replantación o sustitución de viñedos con variedades blancas. Tan solo hubo una cierta apertura a la prohibición en 1999, pues ante la evidente pérdida de diversificación genética en las variedades blancas existentes en la Denominación (el 96 por 100 era de la variedad viura), el Consejo acordó autorizar la replantación del viñedo blanco ya existente que fuera arrancado con las variedades Garnacha blanca y Malvasía de Rioja.

Y en estas estábamos hasta que se encendieron las alarmas y el propio plan estratégico de Rioja 2005-2020 evidenciaba la reducción de la superficie de viñedo de uva blanca y la creciente demanda en los mercados de vinos blancos, plateando la necesidad de adoptar medidas que renovaran y ampliaran la oferta de este tipo de vinos en Rioja. Así llegaron en enero de 2007 los acuerdos del Consejo Regulador para autorizar nuevas variedades blancas por primera vez desde la creación de la Denominación, incorporando las conocidas internacionalmente Chardonnay, Sauvignon blanc y Verdejo, así como las autóctonas Maturana blanca, Tempranillo blanco y Turruntés.

Después vino la solicitud en 2009 a las Administraciones Públicas para que concedieran nuevas plantaciones exclusivamente para blancas, pues nadie quería sustituir las variedades tintas por las blancas. Con la crisis económica de por medio, han pasado más de ocho años desde que se definió la nueva estrategia de vinos blancos en Rioja hasta que realmente se le ha hincado el diente y se ha comenzado a plantar. Veremos si no se ha llegado tarde y el tren ha pasado ya de largo, aprovechando otros lo que no se hizo aquí a su debido tiempo. (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja)

 

1 comentario

Archivado bajo Historia del vino, Política del vino