Archivo de la etiqueta: Contraetiquetas

Las contraetiquetas que certifican el envejecimiento en barrica de los vinos de Rioja cumplen 40 años

contraetiquetas_montaje AEscribía hace unas semanas en este espacio que el próximo mes de abril se cumplirán 40 años de la creación por parte del Consejo Regulador de Rioja de la primera contraetiqueta que diferenciaba a los vinos criados en barrica de roble. Aunque Rioja fue pionera en el control y la certificación del envejecimiento de los vinos, estos 40 años no es demasiado tiempo si tenemos en cuenta la tradición centenaria en la crianza en barrica y la existencia del Consejo Regulador desde hace 90 años. En realidad sabemos muy poco sobre la utilización de las contraetiquetas o documentos de garantía expedidos por el Consejo desde su creación en 1925 hasta mediados de los años setenta. El primer Reglamento del año 1928 describía así las características del sello de garantía: “Un rectángulo de papel fino de 3 por 4 centímetros de lado, en cuyo anverso llevará, en el borde superior del lado mayor, un espacio de medio centímetro de ancho para poder colocar en él su número correspondiente; en igual espacio del borde inferior la frase “Vino de Rioja”; en el borde de la izquierda y paralelo a él, el nombre “Marca”, y en el borde de la derecha igualmente la palabra “Garantía”; en el centro del sello y en todo su espacio libre, una alegoría apropiada a su objeto, y que el Consejo determinará, timbrándose por ahora los sellos a una sola tinta, llevando engomado su anverso”. Se conserva algún ejemplar de esta primera contraetiqueta, pero yo nunca he podido encontrar ninguna botella antigua que lo llevara. Es ya en las botellas de los años sesenta donde pueden verse contraetiquetas con el sello del Consejo Regulador, que en algunos casos eran creación de las propias bodegas, similares a las contraetiquetas informativas que utilizan hoy en día muchas bodegas.  

Fue por tanto a partir de abril de 1974 cuando se diferenciaron por primera vez con un modelo de contraetiqueta específico las botellas de Rioja de crianza, completándose la gama con las categorías de reserva y gran reserva a partir de 1980. Así ha permanecido hasta hoy esta clasificación oficial de los vinos de Rioja de acuerdo con el tiempo de envejecimiento en barrica, siendo obligatorio que toda botella de Rioja que sale al mercado lleve el documento de garantía del Consejo que le corresponda. Desde la perspectiva del tiempo es indudable que esta clasificación ha tenido un gran impacto en el desarrollo de la comercialización de los vinos de Rioja, que inician en la década de los ochenta un espectacular giro cuantitativo y cualitativo, consolidado en la primera década de este siglo XXI con la proyección hacia los mercados de exportación.  

La categorización de sus vinos de acuerdo con el criterio del envejecimiento en barrica de roble ha representado para la D.O. Ca. Rioja una excelente herramienta de marketing, que ha contribuido a fijar en el consumidor la imagen de una región especializada en el envejecimiento de los vinos y ha proporcionado un gran impulso al posicionamiento de los vinos de Rioja en los segmentos de más valor añadido del mercado. Un posicionamiento que tuvo un hito histórico en 1993 con la decisión estratégica de comercializar toda la producción de Rioja embotellada, prohibiendo la venta a granel. También ha contribuido al éxito de Rioja la fiabilidad del control establecido por el Consejo Regulador para la certificación de los vinos. Por ello parece absurdo que hoy se esté contemplando la posibilidad de cambiar este sistema de control a golpe de decreto, sin garantía alguna de que lo que se propone permitirá mejorar lo conseguido.  (Texto: Javier Pascual / director de La Prensa del Rioja)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura del Vino, Historia del vino